Un nuevo comienzo

Es hora de sacudirse el polvo, mirar lo que sucedió y seguir adelante con la vida en la nueva normalidad. En ese momento, es necesario observar qué se puede cambiar, en las estrategias que funcionaron. Revise las estrategias que salieron mal e intente encontrar alguna estrategia que aún pueda funcionar, incluso con un enfoque diferente.

Sobre todo, ahora es el momento de volver a la normalidad. Aunque es una nueva normalidad, en un mundo mucho más tecnológico, todavía hay mercado para los que se adaptan rápidamente. Para aquellos que lideran cambios y están siempre actualizados, siempre habrá grandes oportunidades.

Aunque muchas personas han perdido sus antiguos trabajos, por más estables que parezcan. Incluso para aquellos que todavía están empleados, muchas tareas antiguas se han ido y todos tuvieron que adaptarse a la nueva realidad. El mundo es diferente y la revolución 4.0 llegó para quedarse. ¿Cuál será la nueva revolución?

Cambiar es una máxima que nos impone la naturaleza: cambio o extinción. Como decía Charles Darwin: quien sobrevive no es el más fuerte, ni el más inteligente, sino el que se adapta más rápido. Por tanto, el mayor riesgo del mundo es no adaptarse a los cambios.